fbpx

¿Qué es una Swap Party? Descubre el intercambio de ropa

Clothing exchange is an ideal solution to stop compulsive shopping

¿Cuántas veces no has podido evitar el impulso de comprarte ese vestido o ese jersey que luego no tienes ni idea de cómo combinar?

Si, como nosotras, crees que compramos demasiada ropa y que hay que hacer algo al respecto, descubre el intercambio de ropa con una Swap Party 

 

 

La ropa que tiramos a la basura genera muchos desechos

¿Cuánta ropa tienes en un rincón del armario y ni te acuerdas de tenerla?, ¿eres de las que tiene el típico vestido o pantalón guardado para cuando bajes esos kilitos de más? Entonces el intercambio de ropa, también conocido como Swap Party, es la solución para ti. Pero más adelante hablaremos de eso. Ahora, centrémonos en el problema.

Lo cierto es que compramos demasiada ropa. A veces, es tan barata, que nos sale mejor que un billete de metro. Y esa es la cuestión, compramos ropa en exceso, mucha más de la que nos podemos permitir.

¿Te has parado a pensar en cuánta ropa has tirado a la basura en toda tu vida? Pues, ya te digo que mucha. En España, se calcula que al año cada persona tira un promedio de siete kilos de ropa. Si te pones a hacer números, es una barbaridad, ¿no? Al pensarlo, no suena tan raro que la industria textil (la segunda que más contamina del mundo) venda 80 000 millones de prendas al año a nivel mundial. Y no solo eso, sino que lo hace a un ritmo veloz y con precios low cost.

 

 

Clothing exchange is an ideal solution to stop compulsive shopping

 

 

Uff! cuánto desecho generamos, ¿no?

Piensa que toda la ropa que tiras se suma a la de otras personas. Y todo eso, finalmente, se convierte en toneladas de desechos. Hace poco, estuve revisando datos y cifras al respecto. Gracias a ello, descubrí que en la Unión Europea tan solo se recicla el 25 % de los más de 16 millones de toneladas de residuos textiles que se generan cada año.

Eso quiere decir que, aunque un porcentaje vaya a parar a los contenedores de reciclaje, la ropa sigue siendo difícil de gestionar. Y por eso, se convierte en un importante foco de contaminación. A este dato, súmales los 92 millones de toneladas de desechos que genera la industria textil solo al producir la ropa. Un nada despreciable 4 % de todos los desechos del mundo.

 

El intercambio de ropa es una solución ideal para combatir la compra compulsiva

El intercambio de ropa es la solución

Si, por fortuna, has comenzado a reflexionar sobre qué hacer con tanta ropa y has decidido llevar una vida más sostenible con tu planeta, o si simplemente ya ni con calzador puedes meter más ropa en tu armario y te odias por eso, ¡sigue leyendo este post! En él, te propongo una solución muy buena: la Swap Party.

Está basada en un único principio básico: el trueque de prendas de vestir de toda la vida. Es tal y como el que hacías con tus amigas cuando querías conseguir más variedad de ropa para lucir en las fiestas o reuniones. O también cuando simplemente querías variar de estilo sin invertir dinero.

Una Swap Party es la mejor idea para combatir la compra compulsiva y vaciar tu armario rápidamente. Consiste en agregar un toque fiestero al intercambio de antaño. Durante el intercambio de ropa, no solo se hace trueque con las prendas, también hay algo para picar y beber. De hecho, incluso puede ser más formal si lo quieres. Pueden ser como las típicas reuniones de tupperware que se hacían antes, o como las más actualizadas en las que se prueba la túrmix.

¿En qué consiste exactamente?

En estas fiestas o reuniones, se intercambian ropa, accesorios y complementos. Tú misma seleccionas de tu armario un número previamente acordado de prendas (suelen ser de cinco a siete), buenos accesorios o zapatos. Son prendas que deben estar en buen estado, y que has decidido no utilizar más o que no has utilizado nunca. Créeme, comprar algo y no usarlo suele ocurrir más veces de las que te imaginas.

Los accesorios y prendas que escojas se intercambian con las de otras personas. Por que claro, cada persona que venga también ha aportado las suyas. Y, de esa manera, tienes la oportunidad de actualizar un poco tu armario.

¿Te gustaría participar en una Swap Party? Pues aquí te dejo algunos trucos para que sepas qué debes hacer.

In a Swap Party, you exchange clothes that you no longer use

 Consejos para tener en cuenta en una Swap Party

Cómo escoger las prendas que llevarás al intercambio: es muy fácil, y hay un criterio básico para saber qué llevar a una Swap Party. Lo que debes hacer es pensar en qué le prestarías a tu mejor amiga. Si, por el contrario, crees que la prenda está para el contenedor de reciclaje, entonces no deberías llevarla a al intercambio.

Ten en cuenta que la ropa tiene que estar en buen estado. O sea, sin manchas, ni agujeros, y por supuesto, lavada y planchada. Piensa en esto, ¿cómo querrías que estuviera la prenda que elijas para llevarte a casa? Pues la que tú entregues debe estar igual. Imagina que la ropa huela a guardado o tenga manchas de humedad. Eso mostraría poca preocupación. Además, revisa que no le falten botones y que las cremalleras funcionen.

Cómo escoger las prendas que te llevarás a casa

para escoger las prendas que te vas a llevar de la Swap Party, hay algunas leyes de oro.

  • Escoge solo lo que realmente necesites.
  • No te lleves más prendas de las que has aportado. De esta manera, el intercambio es digno y sostenible. No se trata de volver a llenar nuestro armario con cosas que después no vamos a usar. Esta es una regla de oro que aplico en general, así que por cada prenda nueva que entra a mi armario, debe salir otra.

Ahora que ya sabes un poco más sobre ellas, ¿te gustaría organizar tu propia Swap Party? Si es así, sigue leyendo, porque aquí te dejo algunas ideas.

In a Swap Party, you exchange clothes that you no longer use

Ideas para organizar tu propia Swap Party

Lo primero que debes hacer es organizar toda la ropa que has recibido. Por ejemplo, puedes hacerlo por tallas. Lo típico es juntarlas por grupos de S, M, L y XL. En algunas Swap Parties, se divide la ropa según la estimación de su valor original. Por ejemplo, hace un grupo de ropa barata, otro con la que tiene un precio medio, y otro con las prendas de la gama más alta. Yo, personalmente, no he participado en ninguna en la que se haya hecho de esta manera. Sin embargo, puede ser una buena idea para que algunas personas sientan que el intercambio ha sido más equitativo.

Una vez que las prendas están organizadas, tocó hablar sobre la dinámica durante la fiesta. Lo ideal es que cada persona exponga sus prendas. A veces, contar una pequeña historia o algún detalle que la haga a la prenda especial es una manera de darle un sello más personal la ropa.

Cuenta la historia de tu ropa

Recuerdo un intercambio de ropa en el que expliqué la historia de un vestido. Fue el que llevé un día que debía hacer una presentación delante de un montón de personas que no había visto en mi vida. En aquel momento, sentí una necesidad imperiosa de verme potente, seria, capaz de todo, y sobre todo, segura. Así que escogí un vestido ajustado de color blanco y beige sin mangas. Además, tenía bordados de flores en negro. Era un vestido precioso, y lo usé mucho hasta antes de mis embarazos, je, je.

La historia gustó, y se lo llevó una chica a la que le quedaba fantástico. Me sentí muy orgullosa de su nueva dueña. Y desee sinceramente que, si alguna vez se lo ponía para una ocasión especial, le diera el empuje que me dio a mí en su momento, ese empuje que solo una bonita prenda de vestir te puede dar.

 ¿Qué ganas participando en una Swap Party ?

En primer lugar, en un intercambio de ropa le das una segunda vida a aquello que ya no usas. Así mismo, renuevas tu armario sin gastar dinero y de una manera muy creativa. Además, al reciclar tus prendas, aportas tu granito de arena para hacer nuestro planeta más sostenible. Y es que, como siempre digo, ¡no hay nada más sostenible que lo que ya existe! Por otro lado, al reutilizar también ayudas a que otros reutilicen, y de esta forma, educas predicando con tu ejemplo. Vaya, mejor que eso, ¡imposible! Y por último, ayudas a reducir los residuos de ropa y practicas el residuo cero.

 

In a Swap Party, you exchange clothes that you no longer use

Una Swap Party puede ser algo más que un intercambio de ropa. Te cuento mi última experiencia:

Con la ilusión de demostrar que otras alternativas al consumo de moda son posibles; Ceci, Dani, Ánikka y yo, todas compis de mi grupo de sostenibilidad en Suiza organizamos un divertido intercambio de ropa en una de nuestras casas. El pasado 3 de octubre, nuestra modesta convocatoria superó nuestras expectativas con más de 20 participantes.

Habíamos pensado que era necesario darle un toque más reflexivo al mero hecho de intercambiar ropa y renovar el armario. Pasamos semanas planificando como hacerlo. Queríamos que el intercambio fuera consistente con nuestra idea de ser consciente a la hora de comprar y recordar a cada momento que nosotras somos el cambio. Nosotras tenemos la billetera, por lo tanto nosotras decidimos.

Antes de comenzar con el intercambio, tuvimos un bonito e inspirador momento en el que todas la presentes reflexionamos sobre la importancia de conocer las historias detrás de nuestras prendas de ropa . También hablamos por ejemplo de que cada quilo de ropa que se reutiliza y no es incinerado, evita la emisión de 3169 kg de C02, según los datos de la Comisión Europea.

¿Y cómo fue exactamente?

Te cuento que rápidamente empezaron los viajes a los burros improvisados que montamos para colgar toda la ropa; sonrisas frente al espejo en dos probadores también improvisados; la ilusión por encontrar una nueva prenda favorita. Hasta contamos con un pequeño catering casero organizado por la dueña de casa y algunas botellas de vino de las que nunca llegué a saber de dónde salieron.

Después de acabar con nuestra selección de ropa, hicimos un Kahoot. Un cuestionario on-line que aparece en el televisor y que puedes ir contestando con el teléfono móvil. En este cuestionario, hicimos preguntas sobre algunos de los temas que hablamos al inicio. Además, hicimos algunas preguntas para saber un poco más si se lo habían pasado bien, que cosas pensaban que debíamos mejorar o aquello que consideraban había estado genial.

¿Y qué paso con la ropa que sobró? Bueno, casi todo quedó guardado para nuestro próximo intercambio de ropa, porque no hay primera sin segunda ni tercera!

 

Así que, ¿Te atreves a organizar tu propia Swap Party?, ¿te a puntas a un intercambio de ropa cerca de donde vives? ¿Qué me dices?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.